Rivera, martes 23 de julio de 2024
Dieciocho instituciones de Rivera, Fray Bentos, Minas, Melo y Montevideo participaron entre 2020 y 2022...

Casi 500 jóvenes aprendieron a programar a través de proyecto de UTEC Innova y la Embajada de EE.UU.

Fueron 37 kit de placas programables Arduino, 37 kit de sensores y 5 kit de robótica, lo que UTEC Innova, a través del programa de Ciencia Interactiva (iCiencia) adquirió entre 2020 y 2022 con apoyo de la Embajada de Estados Unidos a través de un Small Grant obtenido en la modalidad de Fondos Externos.
Estos materiales se utilizaron para llevar conocimientos básicos de programación con Arduino a estudiantes y docentes de Enseñanza Media de cuatro ciudades del interior, así como docentes de Montevideo. También los usaron estudiantes del Instituto Tecnológico Regional Suroeste de UTEC en el marco del proyecto Tecnologías para el Apoyo al Aprendizaje (TSL por su sigla en inglés).
“Difundir el aprendizaje, uso e inclusión de hardware y software libre, a través de la plataforma de código abierto Arduino para estudiantes de Educación Media pública de la zona suroeste del país”, fue el objetivo principal según detalla el equipo de iCiencia en un documento sobre el trabajo realizado.
Para su ejecución, UTEC contó con el apoyo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de Cultura Científica de Río Negro. Durante la pandemia se realizaron webinars, y entre 2021 y 2022, se cumplió con un ciclo de dieciocho talleres presenciales que se extendieron por las ciudades de Fray Bentos, Minas, Melo, Montevideo (Ceibal) y Rivera, en los que cerca de quinientas personas participaron e interactuaron con los Kits Arduino y construyeron ideas y prototipos.
“Para más del 75% de los estudiantes que completaron los talleres, fue su primer contacto con un microcontrolador de código abierto”, indicó el docente Jorge Gutiérrez de UTEC Innova.

LOS TALLERES Y SUS APLICACIONES
¿Qué pasa si te quedas náufrago en una isla desierta y solo tienes un kit de sensores y una placa arduino? ¿Qué podrías crear para tener alguna probabilidad de salvarte? A partir de ese desafío, un grupo de estudiantes trabajó durante toda una jornada y logró crear un dispositivo para proyectar un pedido de auxilio “SOS” en el cielo.
“Eso fue divertido. Nos ayudó un poco a pensar en el problema y llegamos a esa solución”, contó uno de los integrantes del equipo, Mateo Olivera, oriundo de Melo y, uno de los estudiantes de Ingeniería en Mecatrónica de UTEC que se imparte en Fray Bentos en el ITR Suroeste que participó de los dos días de talleres de Arduino for creative collaboration.
Para él la experiencia fue “excelente” desde el punto de vista metodológico y conceptual. “Pude aprender conceptos básicos de arduino a través de la instrucción guiada y participación activa que se dio en esa actividad. Tuvimos grupos de trabajo súper diversos. Se integraron tanto estudiantes universitarios de diferentes carreras, como de distintos niveles de avance, así como estudiantes de secundaria y bachillerato de diferentes orientaciones también”, comentó.
Este fue uno de los talleres impulsados por iCiencia. Hubo seis variantes. Algunos de ellos, como Arduino for creative collaboration, fueron desarrollados conjuntamente por el docente Jorge Gutiérrez de UTEC y el Dr. Kyle Keane, docente e investigador del MIT, quien enseña Ciencia de Materiales Computacionales con enfoque en el ser humano y tecnología de ingeniería para ayudar a personas con discapacidad.
El taller insignia del proyecto fue “Interactúa con Arduino y construye tu idea”. Éste abordó el diseño, la colaboración, y la elaboración de prototipos electrónicos con micrcontroladores Arduino, contó Gutiérrez. Arduino es una plataforma de creación electrónica de código abierto, basada en hardware y software libre, de fácil uso para crear prototipos, conectarlos a otros dispositivos, programar, entre otras cosas”.
Dirigido especialmente a estudiantes de Enseñanza Media, el taller se destacó por su metodología hands on, que consiste en aprender “haciendo” mediante el uso de las manos, en una metodología y didáctica centrada en el/la estudiante y con base fundamental en el trabajo en equipo. Este enfoque metodológico fue reconocido por la revista digital británica The Higher Education como una iniciativa innovadora.
La gestora departamental de Cultura Científica en Río Negro, Lucía Margni, destacó el impacto de este taller en los estudiantes. “La integración de nuevos conocimientos y herramientas tecnológicas generó desde el primer momento la atención y curiosidad, llevó rápidamente a abrirse al trabajo. La comunicación entre el docente y los estudiantes, y entre estudiantes fue muy importante.
Durante toda la jornada debieron intercambiar ideas, plantear objetivos, aplicar conocimientos para lograr presentar un producto. Además, este producto debía tener una finalidad de relevancia para cada grupo de trabajo. Quedó de manifiesto el desarrollo de la creatividad y la toma de decisiones para la resolución de problemas de la vida real”.
Según Margni, a partir de esta actividad muchos de los estudiantes se motivaron por estudiar las carreras que imparte UTEC. “Desde Cultura Científica agradecemos poder coordinar, trabajar en conjunto y acompañar estas instancias. Permiten visualizar al docente nuevas estrategias de enseñanza, generando en cada uno de los estudiantes un aprendizaje significativo y una experiencia que llevarán junto a ellos el resto de su vida”, agregó.

DISCAPACIDAD Y TECNOLOGÍA
“Fundamentos de la discapacidad y tecnologías de la asistencia”, este fue el tema de otro de los talleres que se llevó adelante junto con el Dr. Keane. Participaron también estudiantes de Ingeniería en Mecatrónica, Biomédica, y Logística junto a 67 representantes de Teletón y de la Asociación Martín Etchegoyen del Pino, que trabajan con personas en situación de discapacidad. “Fueron talleres en los que se apostó a generar tecnologías inclusivas, accesibles, para ayudar a personas en situación de discapacidad”, señaló Gutiérrez.
Keane tiene discapacidad visual y desde su lugar contribuye a que otras personas en su condición puedan beneficiarse de la tecnología. En su taller fueron presentados los aspectos esenciales de las tecnologías de asistencia con el objetivo de diseñar dispositivos, piezas de equipos, aplicaciones u otras soluciones que permitan que las personas en situación de discapacidad puedan vivir de forma más independiente. Los participantes aprendieron conocimientos básicos en técnicas prácticas para fomentar interacciones inclusivas y crear interfaces accesibles, como por ejemplo, un timbre para llamar a un asistente.
“Es un curso que abarca no solo la teoría de cómo se deben abordar los fundamentos y las tecnologías de asistencia, sino que incluye prácticas de forma colaborativa con personas en situación de discapacidad. Nos parece muy interesante traer esa metodología, ese nuevo abordaje que tiene la tecnología en cierta forma más humanizada”, señaló Gutiérrez.
Este aspecto fue también destacado por la líder del programa iCiencia de UTEC, Melody García. “Si bien existen otros talleres de Arduino, esta metodología de trabajo que involucra una nueva pedagogía para generar soluciones en forma colaborativa, desde, por ejemplo, dispositivos para determinar la distancia física entre las personas durante la pandemia, o para construir un timbre para una persona que tiene una discapacidad y necesita llamar a un asistente, tiene el componente de la innovación y el desafío de construir ideas para solucionar un problema real y actual desde una perspectiva inclusiva”.
Además, García subraya el abordaje amigable del taller Interactúa con Arduino y construye tu idea. “Más allá del funcionamiento del prototipo, se buscó ver dónde estuvo el problema entre todos, poniendo en práctica la comunicación efectiva entre los participantes”. El proyecto TSL tiene además el componente principal de generar el acceso democrático a la Tecnología, desde una mirada abierta, flexible y diversa”.

Deja un comentario