Rivera, martes 16 de julio de 2024

Programa Educativo de Verano potencia la recreación y el vínculo con el conocimiento

Cerca de 31.000 niños acceden durante cinco semanas de verano a una propuesta diferente que combina lo lúdico-recreativo, propio de las vacaciones con una buena alimentación y el refuerzo en algunos aspectos del aprendizaje como lectura y escritura. Esta última modalidad que se desarrolla en 91 de las 265 escuelas que aplican el Programa Educativo de Verano, fue exitosa en 2009 y permitió bajar los índices de repetición.
La Directora del Consejo de Educación Primaria (CEP), Edith Moraes, informó que el Programa Educativo de Verano, es una iniciativa que reveló exitosos resultados en 2009, por lo que en esta temporada se decidió repetir y reforzar.
El eje de las actividades es la recreación, y para ello se abren escuelas en diferentes barrios de cada localidad del país. En total son 265 los centros que se encuentran a disposición.
De esta forma los niños tienen la oportunidad de participar de actividades de recreación y expansión, propias del período vacacional.
Para que todo funcione correctamente, cada escuela cuenta con un profesor de educación física, una maestra para educación artística, dos maestras más y un director.
El personal está pensado para unos 100 alumnos. En pocos lugares se superó esta cifra, como es el caso de Salto, donde se agregaron docentes.
En paralelo, el Programa cuenta con una línea dedicada exclusivamente a alumnos de 1º y 2º año que requieren que su proceso de aprendizaje en lengua escrita (lectura y escritura) no se vea interrumpido.
De esta forma se fortalece el proceso, evitando que estos niños queden repetidores. La iniciativa dispone que si algún chico de los grados antes mencionados repite el año, puede participar de esta propuesta de verano, donde realiza un repaso y refuerzo de los conocimientos adquiridos en el año curricular. De tener una buena evolución en las cinco semanas que dura el Programa, a fines de marzo o principios abril se lo evalúa y se puede definir su promoción.
Para trabajar con estos alumnos se designa un docente cada 12 niños para que la atención sea personalizada.
La modalidad de extender el tiempo curricular se aplicó por primera vez en 2009. Tras una minuciosa evaluación, se encontraron aspectos positivos y se decidió continuar.
El horario diario supone cuatro horas, de 8:30 a 12:30 hs. Posteriormente los niños almuerzan y luego se retiran. Dado el contexto crítico en el que se alojan muchos de estos centros, se autorizó en algunos casos la exclusiva concurrencia al servicio de comedor.
En el caso de los niños que participan de la experiencia de extensión del tiempo pedagógico que tiene lugar en 91 escuelas del país, la misma supone una de las cuatro horas de la jornada, es decir que no se le quita al niño el tiempo de recreación tan importante en épocas de descanso.
Asimismo, cada chico recibirá un libro de cuentos o de ciencias infantil, producto de una donación de Editorial Santillana. Ese libro será propiedad del niño, con el fin de promover la lectura. El libro llegará a los hogares junto con una carta enviada por la maestra, en la cual se le indica a la familia qué acciones puede llevar a cabo para promover el hábito de lectura. Es una forma de estimular el aprendizaje de los niños a través de la escuela y la familia, explicó Moraes.
La capacidad locativa permite que unos 31.000 niños disfruten de este Programa de verano, y que 1700 de ellos sean incluidos en la propuesta de extensión del tiempo pedagógico.
De todas formas, la capacidad aún no fue colmada, por lo que en esta semana las familias interesadas pueden inscribir a sus hijos, aclaró.
En lo que respecta a la jornada, la misma se inicia con un desayuno, continúa con actividades recreativas y finaliza con el almuerzo.
También se realizan actividades extras como paseos recreativos. Para ello se destinó un rubro de 7000 pesos por escuela para que se organicen excursiones o salidas didácticas.
Asimismo, los niños de Montevideo podrán ir al cine a ver distintas películas infantiles en el horario de la mañana, gracias a la contribución de varias empresas.
La Directora del CEP aseguró que la evaluación global de la propuesta es muy positiva. Primero que nada se detectó mejoras en la actitud del niño con respecto a los aprendizajes de lengua escrita y avances en cuanto a la autoestima.
Los niños se dieron cuenta de que con esta modalidad de trabajo más personalizado pueden obtener buenos resultados, y principalmente mejorar su disposición a trabajar. “El relacionamiento con el conocimiento se ve potenciado”, confirmó.
Si bien las cinco semanas que dura el Programa son escasas para visualizar resultados, estas mejoras se detectaron en el transcurrir del año. Los alumnos están más dispuestos a aprender, con más seguridad y menos miedos.
Muchas veces en ámbitos de contexto crítico, los niños sientes que la lectura y la escritura “no es para ellos”, pero esa mentalidad debe ser modificada, ratificó la Jerarca.
Otro instrumento que se suma a la extensión del aprendizaje y al acceso a libros propios, es el uso de las computadoras del Plan Ceibal.
La “ceibalita” está incluida en la propuesta, por ser mucho más que una herramienta de lectura. En ella el niño encuentra el sentido de leer y escribir, porque si no lo hace no puede utilizar la XO. “El sentido viene con la herramienta, y lo coloca al niño en otro lugar de más valor”, añadió Moraes, quien considera que la revolución de la “ceibalita” permite relacionarse con el conocimiento, ya que ellos solos buscarán manejarla.
El lanzamiento oficial del Programa Educativo de Verano se realiza este jueves 14 de enero a las 9:00 horas en la Escuela Nº 123, ubicada en la Avda. José Belloni 3385. La actividad incluirá la participación de los niños en danzas y representaciones artísticas.

Deja un comentario