Rivera, viernes 19 de abril de 2024

Fran y el rocanrol fronterizo

I
En tiempos en que la biografía del presidente de Argentina, Javier Milei, postula que el mandatario se comunica con su perro muerto a través de una psíquica de mascotas, o que el ex presidente de Brasil exige, en una marcha en San Pablo, una amnistía delirante a los “golpistas” que destruyeron en Brasilia la Plaza de los Tres Poderes, y donde parece que la realidad no es nuestra compañera, empezando por estos dos “fantasmas” y su despegue de lo que es lo real. Este tiempo, es un tiempo de resistencia, cultural, artística, existencial. Los “fantasmas” se transforman en presidentes de gobiernos, algunos roqueros se transforman en opinólogos fascistas (como Bono de U2). Y el rock, a pesar de todo y de algunos, es el que ha estado del lado de los poetas malditos y de los críticos del status quo, resistiendo (a veces a sí mismo y al star system).

II
El rock and roll como tal, tiene sus orígenes en los años 1950, pudiendo observarse, sin embargo, elementos propios de este género en producciones de Rhythm and blues que datan incluso de los años 1920. En los orígenes del rock and roll existía una combinación de elementos de blues, boogie woodgie, jazz y rhythm. El género también estaba influenciado por géneros tradicionales como el Hillbilly, la música folk de Irlanda, la música gospel y la música country. Regresando aún más atrás en el tiempo, se puede trazar el linaje del rock and roll hasta el antiguo distrito Five Points de Nueva York a mediados del siglo XIX, que fue el escenario de la primera fusión entre la música africana fuertemente rítmica y los géneros europeos.
El término rock and roll se coló en la música espiritual negra en el siglo XIX, pero con un significado religioso, y fue grabado por primera vez en soporte fonográfico en 1916.
Antes de 1947, la única gente que solía hablar de “rocking” eran los cantantes afroamericanos de góspel. “Rocking” era un término usado por los afroamericanos para denominar la “posesión” que experimentaban en determinados eventos religiosos, y el término también hacía referencia al poderoso ritmo que se hallaba en la música que acompañaba dicha experiencia religiosa. Esta música llegó a ser tan poderosa y popular, que casi cada artista afroamericano sacaba un disco de este nuevo género.
Hubo una gran explosión entre 1954 y 1960. Elvis, Bill Haley, Chuck Berry, Little Richard y otros estaban tocando rock and roll.

III
Musicalmente nos hemos educado en los tangos, esa “masa espesa de los tangos”, al decir de Macunaíma, el genial poeta y presentador de radio montevideano. Fuimos educados en el pop y rock argentino-uruguayo (Sui Generis, Papo Blues, luego La Tabaré River Rock Band), y claro los Beatles (mi nombre me lo puso mi madre, y es fruto de una equivocación: me nombró Michel, pero en realidad se refería a la canción de los cuatro de Liverpool que se inicia con el verso, “Michelle, ma belle”), Bob Dylan, Pink Floyd, Rolling Stones, Sex Pistols.

IV
El 25 de febrero, con más de 30 grados a la sombra durante el día, y felizmente durante la noche se fue poniendo ventosa y agradable para el toque de Fran de Souza que con sus mas de 14 temas, la mayoría de su propia lavra, verdadera poesía fermentada desencantadamente desde el nihilismo y el rock.
Fran es uno de los referentes del rock fronterizo, integrando o capitaneando admirables grupos como: Trabuco Naranjero, Llegando los Monos o Doble Chapa.
Hoy “acústico & desempleado” (como nois: desafinados & cuasi desalojados) el baladista generosamente se solidarizó con el proyecto “La Calle se va a la Calle”, para resistir y re-existir con arte.
Allí estaba en el rincón, el baladista más bagacera del rocanrol fronterizo, con su guitarra y sus poemas (en español, portuñol e inglés), en el salón de los talleres de arte en Calle Brasil Cultural, con esa potencia histórica de los grandes eventos, que será recordada por mucho tiempo.

V
Junto a Fran en el medio del salón apoyada en la pared del enorme espejo: una pantalla pasaba las fotos de Lado B (alias) Adriana Epifanio. Como decíamos en otra nota:
Lo alternativo, lo underground, el otro lado. El Lado B. No. No se trata de maniqueísmos, ni de falsas oposiciones, se trata de una postura auténtica y contra sistémica frente a las creaciones de la cultura “oficial” tradicional, conservadora, la de las premiaciones, la de las subvenciones, la de las exposiciones o conciertos producidos para consumo de ciudadanos de bem y académicos anémicos, desde una farándula cultivada por y para las “bellas artes”.
Lado B (donde se cuenta la historia del otro lado menos glamuroso de un disco “bolacha”, o del lado menos tocado de un casete, por lo tanto, menos “conocido”, “popular” o “vendible”.
Rivera Lado B, página creada en Facebook, fue durante algunos años, un espacio para difundir lo más interesante de la cultura alternativa de la frontera.
Rivera Lado B le puso su estética, escudriño en los eventos de la gurisada, y desde su mirada poetizo un registro de lo alternativo que andaba surgiendo por los aledaños. Sus fotos tienen lo que proponía el semiólogo Barthés: “La fotografía es, antes que nada, la técnica de aislar lo real y de aislar nuestro pensamiento del mundo real”.

VI
Para el registro estuvo el Piojo (Gabriel Pereira) con su cámara y focos que iluminaron a Fran. Santiago Padilla y Richard Bértiz colaboraron con cajas de sonido.
En cuanto a la cena, puedo decirlo sin miedo a equivocarme, que las pizzas amasadas por Ana Silva y Wendy Rodríguez (que laburó a cuatro manos) y asadas por Vero Loss, y servidos por Dahlia Maia, Rosa Piñeiro y por mí, de hecho, fueron un suceso gastronómico.
La solidaridad no se limitó a lxs compamigxs, Carmen Vedovatto entró con productos de la reforma agraria de lxs compas generosxs de los asentamientos del MST de Livramento. Ana Silva nos dejó “fríos” con sus deliciosos postres helados, y Fefo (hijo de Ana) con la cerveza artesanal “Orejana”, anarca hasta el paladar. Y a los y las amigues que compartieron con nosotros la cena show. Fuimos muy felices, son momentos inolvidables e inviolables para la memoria y la sensibilidad, y claro, nos entusiasma a seguir con más de “La Calle se va a la Calle”.

VII
As ves eu fico contento
Por se daquí dese chaum
As ves eu fico de cara
Y pela mema razaum

As ves eu so un entrevero
Yo te odeo, yo te amo

Tein muinta gente bacana
Tein uns artista legal
Ma tein muito recalcado
Gente cum doble moral

Nus meu fio ninguein toca
A menos que seya eu

As ves eu so un entrevero
Yo te odeo yo te amo
(poema-canción en proceso de composición, de Fran de Souza, cantada en el toque)

Deja un comentario