Rivera, miércoles 19 de junio de 2024
Eliminatoria departamental para la Copa Nacional de Clubes:

Sin sobrarle mucho, la victoria aurinegra en Vichadero dejó algunas dudas

VICHADERO (Por Freddy Silva). Quien supuso que Peñarol goleaba, que el aurinegro no iba a tener problema alguno para jugar con tranquilidad y volver con una fácil victoria, y quien pensaba que Racing no era un digno rival, que se iba a cansar muy temprano en el partido porque no entrena, se equivocó.
Creo que debemos comenzar por establecer que la victoria de Peñarol fue merecida, fue un resultado ajustado a lo que se vio en la cancha, salvo que el conjunto local debió haber concretado algún gol para alegría de sus parciales y para motivar a sus jugadores.
Pero no fue así, hubo superioridad de Peñarol a lo largo de gran parte del partido y un gol en cada tiempo por el oportunismo de siempre de Pablo Farías.
Sin embargo, creo que el técnico aurinegro debe pensar más allá que este primer mojón y buscar mejorar algunos aspectos que fueron falencias demostradas por el equipo.
Hubo un estiramiento muy claro en las líneas del equipo y los defensas quedaban muy lejos del medio, y estos de los delanteros, y ello motivó que en la mayoría de las oportunidades se buscara el pelotazo largo sobre el pase a corta distancia y mucho más seguro.
El rival ofrecía muy poco al espectáculo y es por eso que en un nivel general el partido no gustó y no debe haber pasado de un concepto de discreto.
Hubo momentos de peligro sobre el arco de Etchenique, que, en realidad, tuvo muy poco trabajo y se limitó a salir a cortar centros y retener un balón que llegaba de aire.
Cuando el partido estaba uno a cero a favor de la visita y se terminaba el primer tiempo hubo un remate de Alex Leivas que pasó muy cerca del segundo palo de Etchenique cuando quedaba la impresión que ya estaba muy lejos de intentar una reacción.
Y luego, en el segundo tiempo un par de remates libres llevaron cierto peligro a la valla aurinegra.
Peñarol tuvo la pelota en gran parte del partido, sin embargo, hubo momentos que parecía que no sabía qué hacer con ella.
Se notó un poco de mejora cuando ingresaron Camy y García, porque Camy le dio una mano a Fabricio Ferreira, que intentó jugar como 5 y con una responsabilidad de marca que no siente y muy alejado del área rival, lo que mejoró cuando Camy se encargó de esa tarea.
Y García le dio mayor movilidad al ataque con algunos desbordes y pases al medio.
Los otros cambios fueron solamente como para que los que estaban en la cancha descansaran, permitiendo el ingreso de jugadores jóvenes para cerrar el partido.
Ganó Peñarol, lo mereció, pero lo de Racing fue digno y con una vergüenza deportiva realmente destacable, porque nunca cesó en el esfuerzo por empatar o descontar y llegó corriendo al final del partido cuando todos creímos que a los quince minutos del complemento se iban a quedar fundidos en la cancha.

LOS DETALLES

RACING (Vichadero) 0 PEÑAROL (Rivera) 2
Cancha: Estadio Municipal “Martín Eusebio Berasain” de Vichadero. Hora de comienzo: 17:00. Árbitros: Santiago Daniel Gómez, Sergio Alberto Martínez y Nelson Gustavo Maneiro (terna de Tacuarembó).
RACING (Vichadero): Daniel Ramírez, Jorge Caetano, Sebastián Lima, Sebastián Moraes, Cristian Casas, Franco Silva, Alan Silva, Victo Casas, Rodrigo Pérez, Alex Leiva y Mateo Viera.
Cambios: Luis Pintos por Víctor Casas; Sebastián Pérez por Sebastián Lima; William A. Rodríguez por Cristian Casas.
PEÑAROL (Rivera): Anderson Etchenique, Washington Leites, Pablo González, Maximiliano Machado, Samuel Olivera, Fabricio Ferreira, Pablo Munhoz, Joaquín Sánchez, Leviston Carballo, Pablo Farías y Richard Gómez.
Cambios: Marcio Camy por Joaquín Sánchez; Luis E. García por Richard Gómez; Rodrigo Cuña por Leviston Carballo; Gabriel Madruga por Pablo Farías; Marcos Escobar por Pablo Muñoz.
Goles: Pablo Farías a los 27’ del primer tiempo y a los 21’ del segundo tiempo.

Deja un comentario