Rivera, jueves 13 de junio de 2024

Peñarol juega en Rivera porque en Montevideo era muy costoso

Incidencia del partido entre Peñarol (de gris) y Cerrito, por el Campeonato Apertura, en el estadio Atilio Paiva OliveraFinalmente se confirmó la información adelantada hace varias semanas, Peñarol se viene a Rivera a jugar ante Tacuarembó.
Desde que publicamos la información hubo marchas y contra marchas, se jugaba aquí o se jugaba en el Centenario pero, en todo momento, la dirigencia del equipo rojiblanco hizo valer un documento firmado que había en la AUF y que comprometía al conjunto aurinegro a viajar a nuestra ciudad.
Vayamos por partes: cuando se jugó por el Apertura, Peñarol no compró los derechos de locatarios sino que le aseguró US$ 15.000 dólares para que Tacuarembó viajara a jugar en el Centenario.
La única condición impuesta fue la de que en el Clausura, Peñarol no jugaba en Montevideo y debía hacerlo en Rivera.
Ahora, con los resultados a la vista, máxime luego de la victoria en el clásico, los aurinegros volvieron a intentar llevar a los rojiblancos a Montevideo.
En principio los directivos de Tacuarembó estaban dispuestos a aceptar la “invitación” de Peñarol pero, ¡a cambio de 40 mil dólares!
Peñarol consideró que se trataba de una cifra excesiva y pidió una rebaja en las aspiraciones económicas que no se concretó y finalmente la Mesa de la AUF resolvió fijar el estadio Atilio Paiva Olivera, como estaba dispuesto.
El partido se juega en nuestro estadio, sin preliminar, porque no hubo acuerdo con Sarandí Universitario para que fijara el sábado a las 17:00 su encuentro por el Campeonato de Clubes campeones.
Los aurinegros llegan hoy a nuestra ciudad y en horas de la tarde estará entrenando en el Estadio Municipal.
En caso de mal tiempo el entrenamiento se llevará a cabo en la cancha de Mandubí, en predios de la Brigada de Caballería Nº 1.
Tacuarembó llega mañana pocas horas antes del partido.
El Colegio de Árbitros designó a Martín Vázquez como encargado de conducir el encuentro y los asistentes serán Manuel Nievas e Igor Moreira.

Deja un comentario