Rivera, miércoles 22 de mayo de 2024

La Calle se va a la Calle

Carta Abierta a la Comunidad de Riveramento, a los colectivos culturales de la región e internacionales y a sus representantes políticos (ediles y vereadores) de nuestra Frontera, y a los medios de comunicación. Rivera-Livramento, abril 2024.

Establecerse, afincarse, crear relaciones de vecindad, son acciones que están en el origen de lo cultural. Han sido parte de nuestras actividades en Calle Brasil Cultural, un enclave de la cultura en Riveramento y región. Aquí, como genuino centro cultural, las más diversas expresiones culturales locales y regionales tuvieron tiempo y cabida en la variada agenda de estos 2 años y 6 meses.
De hecho, en Calle Brasil Cultural (Brasil 456, en Rivera Chico) funcionan: una biblioteca comunitaria, una academia de ajedrez, clases de arte escénico, exposición y talleres de artes plásticas y visuales, un estudio de tatuajes, una compañía de teatro, presentaciones musicales, alojamiento solidario para artistas y nómades, así como un trabajo sensible de escucha, acompañamiento y acogida de la comunidad LGBTQIAP+ y de mujeres en situación de vulnerabilidad.
Ahora ya sabemos que el desalojo de esta Calle es una de las soluciones más viables e inmediatas al diferendo legal en que estamos inmersos. Si se concretara el desalojo, se obliga a todos quienes sentimos este centro como propio, a redoblar esfuerzos y compromisos para un trabajo cultural alejado de las concesiones y del servilismo, dispuesto a dar un salto de calidad en aspectos organizativos para impedir que la ciudad siga excluyendo lo mejor de nosotros.
Porque la sensibilidad carece de valor de mercado, a los productores y creativos cotidianos de la cultura local se los puede desalojar, despojar y desproteger, como política deliberada o como simple resultado de la suerte económica. Pero no se les puede imponer que desaparezcan.
En la feria, en el parque, en la calle, nos reuniremos para definir con propiedad lo propio. Para el permanente ensayo general de propiciar identidad, derechos humanos culturales y memoria donde vivimos. Para reapropiarnos de vínculos creativos con las cosas y con los prójimos, sean humanos o animales domésticos.
Reafincarnos, crear relaciones de vecindad, serán, de nuevo, nuestras actividades para restablecernos, resistir y reexistir, como enclave de la cultura en Riveramento y aledaños. Este pronunciamiento es marco y mojón que fija el límite de las acciones tolerables contra la propiedad y quienes se adjudican como propietarios, patrones, dueños y señores de la especulación inmobiliaria. ¡Nadie! ¡Nadie habrá de ser propietario de nuestros sueños! ¡Nos ha costado mucho soñar juntos y edificarlo en tanto catedral laica y comunitaria!
Solicitamos que nuestro órgano legislativo (Junta Departamental) declare de Interés Departamental el apoyo logístico, consistente en un local en carácter precario para continuar con nuestras actividades pedagógicas, sociales, culturales y artísticas. La mantención del proyecto de Calle Brasil Cultural con el contenido expuesto anteriormente en el cuerpo de esta carta necesitaría de un local adecuado para el desempeño de las actividades referidas, en carácter de comodato precario.
Solicitamos también, que esta carta pase a la Comisión de Cultura, DDHH, División de Cultura de la IDR, Cámara de Vereadores de Livramento y Medios de Comunicación de la frontera. ¡No! No venderemos nuestros sueños-patrimonios “al vil precio de la necesidad” (José G. Artigas). Los abajo firmantes no dejaremos que este desalojo pase desapercibido, que figure como un acto jurídico y éticamente indigno.
(Siguen 212 firmas recogidas en Rivera y Livramento, en 1 semana).

Datos del local, redes de comunicación, celulares de los responsables del centro cultural:
Dirección: Brasil 456 esquina Ansina, barrio Rivera Chico.
Instagram: @calle.brasil.cultural.
Facebook: Calle Brasil Cultural.
Responsables: Profesor y gestor cultural Michel Croz Martins, WhatsApp (+598) 98463202 / Terapeuta y gestora cultural Verónica Loss, WhatsApp (+598) 99460194.

Deja un comentario