Rivera, jueves 25 de abril de 2024

Renuevan propuesta de utilizar predios militares como cárcel

El intento de fuga de la cárcel pública departamental, el pasado sábado, dio un nuevo giro al debate sobre la situación carcelaria y la seguridad en el departamento. El pasado 23, el Intendente Tabaré Viera advirtió al Presidente de la República y Consejo de Ministros sobre la caótica situación de la cárcel de Rivera y la preocupación acerca de la construcción de una nueva cárcel, cuyo proyecto asciende a más de 120 millones de pesos, pero que el Poder Ejecutivo, en la Rendición de Cuenta ha presupuestado tan solo 19 millones de pesos. El planteo generó una fuerte réplica de la Ministra del Interior, que si bien coincidió en la situación de la cárcel departamental, aseguró que la construcción de la nueva se realizará en éste período de gobierno, aunque no manifestó de dónde saldría el resto del dinero.
En tanto a nivel local, mientras se efectúan las investigaciones judiciales y administrativas, los sectores políticos señalan que los hechos sucedidos el sábado ratifican que las afirmaciones de la Ministra estuvieron fuera de lugar minimizando la solución al problema carcelario en el marco de la inseguridad que sufre el departamento.
Consultado por NORTE, el edil nacionalista Dr. Gerardo Amarilla sostuvo: “No es para alardear con el ‘yo dije’ pero lo ideal es enemigo de lo bueno, ya sabemos que una cárcel nueva es la solución pero van a pasar 3 o 4 años antes de que traslademos algún preso para la cárcel nueva y mientras tanto, no será una buena idea utilizar predios militares?” se preguntó, recordando que el miércoles 28 de febrero de 2007, en una exposición ante la Junta Departamental reclamó una urgente solución para la cárcel de Rivera.
“La sociedad de Rivera -dijo Amarilla entonces- se ha visto consternada con los hechos sucedidos en esta semana, que nos muestras una vez más la calamitosa situación por la que atraviesa la Cárcel Departamental de Rivera. Un incidente lamentable, con la pérdida de una vida humana, con lesiones en el personal policial y con el considerable aumento de la sensación de inseguridad de nuestra ciudadanía. Ese incidente es apenas una muestra de la situación grave y permanente en la que se encuentra el centro de reclusión con graves perjuicios para todas las partes. Perjuicios para los efectivos policiales, encargados del centro y responsables por su seguridad, personal en número insuficiente y en condiciones laborales muy precarias. Perjuicios para con los reclusos que estan recluidos para su rehabilitación, supuestamente para su reconciliación con la sociedad. En esas condiciones de hacinamiento, en un contexto muy adverso podriamos decir que inhumano, lejos de rehabilitarse los presos tienen todas las razones para resentirse aún más con la sociedad y el sistema”.
“Y por último y fundamentalmente importante, el estado actual de la cárcel genera perjuicios para con toda la sociedad que ve casi que con pavor su estado lamentable, la falta de efectividad en el cumplimiento de lo que deberían ser sus objetivos, la ineficacia de la utilización de sus aportes como contribuyentes y la sensación de inseguridad que genera ese polvorín en pleno centro de la ciudad.”.
“Como sociedad no podemos darnos el lujo de postergar una drástica y profunda solución a este problema, evitando daños y perjuicios que se pueden tornar graves e irreparables. Tenemos la necesidad de reclamar como simples vecinos la máxima atención de las autoridades nacionales y la resolución definitiva del problema”.
“Hemos señalado una idea que nos parece rápida y posible, y es la asignación del actual local de la Brigada para alojar a la Cárcel Departamental de Rivera. Consideramos que si existe la voluntad política de efectivizarlo, un acuerdo entre los Ministerios del Interior y de Defensa Nacional puede destrabar la situación. La asignación de ese importante predio para la cárcel va a tornar posible la rehabilitación de los reclusos en condiciones óptimas, otorgándoles comodidades para actividades recreativas y educativas; a los efectivos policiales también se les otorgan en ese local las garantías y comodidades para el fiel y efectivo cumplimiento de su labor, con el aporte importante que puede suponer la guardia perimetral por parte del ejercito nacional; y para la sociedad, se le garantizan condiciones de seguridad y la tranquilidad de que el Estado está respondiendo a sus necesidades, asignando efectivamente los aportes de los contribuyentes”.
A poco más de un año de aquella propuesta del Dr. Amarilla, el Comisionado Parlamentario, el Dr. Jorge Larrañaga y otros importantes exponentes políticos nacionales, no descartan como solución inmediata a la cárcel de Rivera, el uso de predios de las Fuerzas Armadas, al menos para cierto tipo de detenidos.

Deja un comentario