Rivera, sábado 24 de febrero de 2024
Luego de un acuerdo con la Escuela Técnica Superior de Rivera:

La Escuela de Ladrilleros se amplía y suma otro curso

Íntimamente ligado al ladrillo está el oficio de albañil. Forman parte de un todo, de un edificio, de una vivienda o de una simple pieza.
Luego de un acuerdo con la Escuela Técnica Superior de Rivera, en el local de los ladrilleros, en Picada de Mora, se inició el curso de albañilería. Desde la UTU respondieron rápidamente a las solicitudes de Alejo Hoffman, director de la Escuela de Ladrilleros. Como parte práctica del curso, se construyen dos salas destinadas al servicio odontológico.
Hoffman contó a NORTE como fue resuelto el acuerdo con la UTU: “Nos recibieron muy amablemente en UTU, nos dieron una posibilidad. A los pocos días nos llama el propio Coordinador Regional. Nos viene a visitar, hacemos una reunión, nos ayuda en todos los trámites y acá estamos con un curso muy bueno”.
Dijo que hay veinte alumnos, en su mayoría mujeres, cuyas edades oscilan entre los 16 o 17 y los 57 años. Desde UTU se señala lo oportuno del curso, ya que en el local cuentan con la materia prima principal, el ladrillo. Además, las aulas prácticas se aprovechan para la construcción de las dos salas.
Según Hoffman fue precisamente el trabajo práctico que entusiasmó a los alumnos. El mismo curso dictado en UTU tiene el inconveniente de falta de espacio para las aulas prácticas. Construyen un muro y luego deben deshacerlo por falta de espacio. Hoffman señaló que luego del curso, la Escuela de Ladrilleros contará con dos consultorios y una sala de espera para el servicio de odontología, construida por los alumnos del curso de albañilería en sus aulas prácticas.

EXPOSICIÓN EN EL MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CULTURA

Mientras tanto, alumnos dirigidos por el profesor Fumero ultiman los detalles de la muestra que se realizará en salas del Ministerio de Educación y Cultura en Montevideo. “Gran parte del trabajo que vamos a exponer en Montevideo está expuesta hasta fines de octubre en el Parque Gran Bretaña. Otra parte la estamos finalizando”. Según Hoffman se llevarán a Montevideo entre nueve y once murales: “Posiblemente vaya uno crudo, solo tallado en el barro, como forma de mostrar como son los ciclos del proceso de elaboración del mural de ladrillo vitrificado”.
La muestra en Montevideo cierra el tiempo de duración del convenio con el MEC, lo que posibilitó mostrar lo que se puede hacer con el ladrillo. Hoffman agrega: “Pudimos contar con los profesores que tuvieron bastante tiempo con nosotros. La dedicación de ellos, la dinámica que introdujeron, para que pudiéramos aprender, éramos simplemente ladrilleros. Ahora sabemos que es un diseño, que es un tallado, hablamos de bajorrelieve, altorrelieve, pigmentos, todas palabras que eran extrañas para un ladrillero. Hoy podemos hablar ante la prensa, sabemos que son ese tipo de cosas”.
El convenio con el MEC tiene un plazo de cuatro años, que vence ahora. El éxito del mismo está claro; los ladrilleros han solicitado la renovación del mismo por otros cuatro años, con proyectos más ambiciosos.

Deja un comentario