Rivera, sábado 22 de junio de 2024
Ex Fiscal Penal, Dr. Gustavo Zubía:

“En este momento hay una policía que está de rodillas, atada, sin posibilidades de reaccionar”

(Por Rosa Dutra) En el marco de la gira que vienen realizando por todo el país, dos dirigentes del Partido de la Gente, el Dr. Gustavo Zubía y el diputado Guillermo Facelli, visitaron la ciudad de Rivera y en el Club Uruguay dialogaron con NORTE.
El Dr. Gustavo Zubía, exfiscal ahora incursionando en el área política, habló sobre la inseguridad y se refirió al nuevo código de proceso penal vigente. Dijo que en esta gira por el interior estaba “acompañando a la Gente de Novick, como el diputado Facello”, ya que integrará la Lista 12000 porque dejó la fiscalía para abocarse a la política, la cual es “la herramienta para lograr algo en este momento”.
Fue Fiscal Penal por cuarenta años y renunció a la Fiscalía “luego de siete meses de haber trabajado con este nuevo sistema del Código de Proceso Penal y de haber advertido que algo de esto iría a pasar, porque las dificultades de trabajo son brutales para las Fiscalías”. Lo comparó con “una máquina de picar fiscales, en vez de picar delincuentes”.
“El fiscal está saturado; sus neuronas están al límite. Se pierde la vida familiar, social, muchas veces se trabaja las veinticuatro horas del día”, continuó. En su caso atendía toda el área metropolitana de Montevideo, hasta las 12 horas de la noche, con un equipo de dos asesores y dos fiscales adscritos. “Luego, las otras doce horas había que llevar los casos al Juzgado”.
“El sistema lleva a desplazarse muchas cuadras; el juez no colabora como antes, los fiscales deben llevar los casos hechos. El juez antes llevaba a las personas pero no llevaba el caso”, acotó. El Dr. Gustavo Zubía reiteró que “este sistema es una máquina de picar fiscales, da beneficios que son de naturaleza injuriosa, absurda a delincuentes que zafan. Si no les da esos beneficios deberá enfrentarse a un juicio oral que demora entre seis u ocho meses, trayendo pruebas a juzgados, persiguiendo a testigos que declaren”.
“Esa actuación ocasiona que a los delincuentes se les otorga beneficios, porque si es llevado al Juzgado por cometer una rapiña en grado de tentativa, o pateó a una mujer y cuando se iba con la cartera lo agarró la policía, lamentablemente no va a prisión, con el nuevo Código de Proceso Penal. El delincuente cuenta con varios beneficios para zafar; primero que se le aplique suspensión condicional del proceso, porque la rapiña es una tentativa, la pena será mínima, inferior a los tres años, o puede quedar al otro día libre y cumplir tareas fáciles, como pintar un muro”, expresó. Enfatizó que “esto no puede suceder, porque la persona puede quedar sin antecedentes solo porque diga que se arrepiente de lo que hizo”.
Preguntado por qué sucedió ese cambio, señaló que “el Gobierno no quiere tener presos, ya que ellos representan gastos económicos, posibilidad de una eclosión dentro de la cárcel, con muertes, destellos hacia la prensa de lo mal que están las cárceles, porque ideológicamente para determinadas orientaciones tener presos, son sinónimos de una sociedad que explota a determinadas personas sin recursos, las cuales son obligadas a delinquir y esta es la filosofía ideológica de ciertos sectores”. Atribuyó esta situación al aumento de la delincuencia “como sucede actualmente; el delincuente que es liberado le trasmite a sus amigos que es fácil delinquir y quedarse libre”.
“Hoy se atrapa a solamente el 5% de los delincuentes, a los que se les aplica la suspensión condicional del proceso, libertad anticipada y otros mecanismos para no ir presos, a esto hay que decir basta. El nuevo código echó a perder a una sociedad”, enfatizó. Se cuestionó de qué sirve que se capture a quienes cometen delitos si “cuando llegan a la Fiscalía y al Juzgado se ofrecen todos esos beneficios para que esos individuos zafen”. Por este motivo -agregó- habrá que “modificar a fondo este nuevo código de proceso penal, cambiar varias leyes especiales, cambiar todos los beneficios que tienen adentro de la cárcel. El contenido del actual Código, que aconseja a no tener presos, darles oportunidades a los delincuentes, rehabilitarlos, realizar mejoras fuera de la cárcel… Estos consejos son todas utopías, que no tienen sentido común”.
Gustavo Zubía afirma que “hay bandas que funcionan con facilidades inusuales en el país y en este momento hay una policía que está de rodillas, atada, sin posibilidades de reaccionar”. Esta situación la atribuye a que “hay legislación que lleva a que el policía no se pueda defender y usar el arma de fuego con confianza por temor a que lo procesen. Hay un gestión que no está funcionando, ello desmotiva al policía. En la Fiscalía el delincuente recupera la libertad el mismo día”.
“Todo en este país anda mal y se acentúa en Montevideo, por eso hay que cambiar el Código, varias leyes especiales, el accionar de la policía sin militares, porque sobran policías en el país, pero están mal orientados, sin motivación. Hay que crear nuevas cárceles, cambiar la filosofía de cómo enfrentar al delito. En el momento, quien manda en muchas cárceles son los delincuentes. Ellos mantienen comunicación con el exterior, hay visitas que entran armas, drogas. La solución es poner a militares, no solo en el área perimetral como hoy, sino en la puerta de acceso, realizando controles”, sugirió.
Sobre sus aspiraciones políticas, señaló que el Partido de la Gente le ofrece la capacidad de llegar con certeza a una diputación, porque en el Parlamento quiere “enfrentar lo que sea” para proponerle modificaciones a los demás legisladores como el Código Procesal Penal y las leyes. En el Partido de la Gente se sintió “muy representado por una orientación más clara ante los temas de inseguridad” y recibió una acogida más cálida frente a los temas que planteó, principalmente por parte de su líder Edgardo Novick. También porque “el diputado Facello levantó el guante en más de una oportunidad, al proponer modificar proyectos de ley, ante una situación de ‘relajo’ que existe actualmente en la persecución de los delincuentes”.
De la propuesta del diputado Facello de implantar medidas prontas de seguridad antes que los militares salgan a la calle o que se realice una penetración nocturna en los hogares, que representan una modificación de la Constitución, piensa que “antes de llegar a esto hay algo en la Constitución que ya está escrito y son las medidas prontas de seguridad, medidas para casos de conmoción interna, donde la policía pueda hacer traslados y detención de personas”. Cree que estas son preferibles, antes que modificar la Constitución y “tener que esperar dos años para lograrlo”. Por ahora estima que no hay que aplicarlas: “Antes habrá que modificar toda la legislación existente, también soltar a la policía, dándole instrumentos”.
Por último, el Dr. Zubía planteó que el Uruguay debe tener más cárceles: “En principio la población carcelaria crecerá mucho, pero luego decrecerá, porque cuando el delincuente sepa que la cosa va en serio, cambiará”, finalizó.

Deja un comentario