Rivera, viernes 21 de junio de 2024

Diputado Tabaré Viera solicita medidas urgentes para asegurar fuentes laborales en la frontera

En la Media Hora Previa de la sesión de la Cámara de Representantes del pasado miércoles, el diputado Tabaré Viera (PC-Rivera) transmitió su preocupación por la próxima inauguración de las “tiendas francas” a lo largo de la frontera con Brasil, donde el principal problema es que no se trata de sistemas espejo, sino que el Gobierno de Brasil habilitará la compra de origen nacional, de origen brasileño, excluyendo solamente los automóviles y los repuestos de autos, motos y aviones.
El legislador, que lamentó la falta de acción del Gobierno Nacional, recordó que existirá una diferencia de canon muy importante ya que las mercaderías brasileñas pagarán nada más que 3% de impuestos mientras que las extranjeras tributarán el doble.
El diputado Tabaré Viera finalizó advirtiendo sobre posibles pérdidas de fuentes de trabajo y a la espera de respuestas que permitan compensar las diferencias y minimizar las pérdidas que pueden extenderse a todo el país.

BRASILEÑOS PODRÁN GASTAR UN MÁXIMO DE US$ 150 EN RIVERA, US$ 300 EN LIVRAMENTO
La nueva norma brasileña estipula que los ciudadanos de ese país podrán gastar como máximo US$ 150 en los free shops extranjeros (como el caso del free shop de Rivera). En cambio, en los comercios libres de impuestos de Brasil tendrán permitido gastar hasta US$ 300. Actualmente los brasileños pueden comprar por US$ 300 en los free shops uruguayos sin tener que pagar impuestos, por lo que este artículo también tendrá efecto en las tiendas locales.
Como señalado anteriormente, el consumidor brasileño podrá realizar compras en las tiendas francas de hasta 300 dólares cada treinta días. Aunque si gasta más, necesitará pagar el impuesto simplificado del 50% a través del Documento de Recaudación de Ingresos Federales (DARF, por su sigla en portugués) emitido por la propia tienda.
Además del límite de dinero, la normativa establecerá ciertos límites en la cantidad de mercaderías adquiridas en las tiendas francas: Un máximo de doce litros de bebidas alcohólicas; un máximo de veinte paquetes de cigarrillos; un máximo de veinticinco unidades de cigarros o cigarrillos; y un máximo de doscientos cincuenta gramos de tabaco para pipa, a cada treinta días.
A la hora de la compra, los clientes necesitarán presentar un documento de identidad, como RG o pasaporte, y el CPF, para que la Receita Federal haga el control de los límites de compras. Cada venta será comunicada mediante conexión en línea a la Receita Federal para que el organismo haga el control de las ventas.
De acuerdo con la normativa publicada por la Receita Federal, sólo podrán tener tiendas francas instaladas las ciudades que sean «gemelas» de ciudades extranjeras en la línea de frontera, o sea, aquellos municipios que quedan en la zona limítrofe con un país extranjero. Son cerca de treinta ciudades gemelas en el Brasil, y aproximadamente un tercio de ellas están ubicadas en el vecino Estado de Río Grande del Sur.
Una de las exigencias para la fundación de tiendas francas es la instalación de un sistema que permita el monitoreo y vigilancia de las dependencias, incluyendo depósitos, con cámaras que permitan captar imágenes con nitidez, incluso por la noche, en áreas de venta y almacenaje. La empresa también deberá estar al día con la Receita Federal y disponer de un sistema informatizado para controlar la entrada y salida de mercaderías, para evitar posibles fraudes. Para ello, un sistema de software fue desarrollado por la Receita Federal brasileña para acompañar todo este proceso.

Deja un comentario