Rivera, jueves 18 de julio de 2024

Sub-18: Oriental y Sarandí Universitario partieron al frente en la Liguilla

Al jugarse la primera fecha de la Liguilla del campeonato juvenil de la categoría sub-18, lo más importante es el triunfo de Oriental que le otorga una gran ventaja que va sumada a la de haber sido el campeón de la rueda clasificatoria.
Los azules fueron ordenados, seguros de sí mismos, y en realidad no sufrieron en los minutos finales porque encontraron el segundo gol en el momento oportuno como para terminar sin inconveniente alguno.
El partido era parejo, tanto que las oportunidades de gol se dividían casi exactamente en partes iguales, y tanto Farías de un lado como Antúnez del otro habían tenido buenas intervenciones que llevaba a que el resultado parcial sin goles fuera lo más justo.
Pero a falta de tres minutos para el final de la primera parte llega un penal totalmente innecesario a favor de Oriental.
Samuel Duarte le pegó muy bien, seguro de sí mismo y sin que le temblara el pulso, para anotar para el azul, que ganaba y así se terminaba la primera parte.
Los rojos refuerzan el equipo para el complemento y hubo una presión que en todo momento fue neutralizada por los jugadores de la defensa azul.
No fue un partido ni siquiera parecido a ninguno de los otros dos que jugaron ambos equipos, porque aquí se vio la superioridad de los azules, especialmente la superioridad en la madurez deportiva.
Se sintió ganador y lo fue porque, para confirmar sobre el final del partido, Edgard Deivich Presa anotaba el segundo.

GANO SARANDÍ UNIVERSITARIO
Los verdiblancos fueron superiores y dominaron de principio a fin.
Sarandí Universitario confirmó un excelente resultado con una goleada incluida. Fue superior desde el comienzo mismo del partido plantándose en terreno ofensivo y tratando, en todo momento, de llegar al gol rival.
Antes de los veinte minutos de juego ya había logrado el gol de apertura y a partir de allí la tranquilidad, para el dominio, fue casi total.
Antes de la finalización de la primera parte llegaba el segundo verdiblanco y la tranquilidad se apoderaba de un equipo que lo único que debía hacer era saber administrar el resultado.
Y Sarandí lo hizo, dejó transcurrir el tiempo y casi en el final del partido, ya con varios suplentes en la cancha, llegaba el tercero y definitivo gol en el partido.

Deja un comentario