Rivera, jueves 25 de abril de 2024

Nacional vs. Caxias: El fútbol faltó a la cita pero la solidaridad de la gente no

El fútbol faltó a la cita pero la solidaridad de la gente noFelizmente la afición deportiva de la frontera se hizo presente y, a pesar de la escasa promoción motivada por muchos inconvenientes, llegaron al estadio en un número superior a las nueve mil personas.
Fue lo más importante de la fría tarde del sábado cuando el Municipal convocaba con la excusa de un partido de fútbol internacional pero con el objetivo claro y concreto de colaborar con los hospitales públicos de Rivera y Livramento.
De los aspectos estrictamente benéficos tendrán que analizarlo quienes corresponda luego de conocerse las cifras oficiales y el monto que se llevan cada uno de los hospitales.
No hubo gastos, Turil se encargó de cubrir todos estos aspectos y todo, absolutamente todo lo recaudado irá directamente a las comisiones de apoyo de nuestro hospital riverense y de la Santa casa de Misericordia de Livramento.
Nosotros debemos analizar los aspecto estrictamente deportivos (si es que los hubo).
El fútbol faltó a la cita fue un partido aburrido, sin profundidad, si arriesgar más allá que lo que el rival permitía, con escasas, casi nulas, situaciones de gol, y donde, lamentablemente, el público solamente se entusiasmo cuando hubo alguna jugada donde la utilización de la fuerza fue excesiva.
Tratándose de un partido amistoso, donde quedó claro que desde el comienzo mismo del partido el árbitro sería “blando” en la aplicación de las tarjetas, los jugadores extralimitaron sus potenciales.
Como dijo un aficionado: “hubo un momento que parecía que se trataba de la final de la Libertadores y no por el fútbol que jugaban sino que por la fuerza que ponían al servicio de la camiseta”.
Y tanto va el cántaro al agua, que Marcelo Sosa, que había jugado un partido tranquilo, sin faltas innecesarias, sin “poner la pierna fuerte” se fue de manos con un rival que lo golpeó desde el piso.
Fue la llama que faltaba para el encendido automático de los problemas en la cancha.
El error tuvo en permitir que todos los suplentes del Caxias ingresaran al campo de juego, ambos cuerpos técnicos, todos los colaboradores y hasta los fotógrafos y camarógrafos estaban en el campo de juego cuando aún restaban diez minutos para finalizar el encuentro.
Dos afuera, uno de cada lado y todo finalizó bien, con los jugadores abrazados, con los técnicos deseándose lo mejor para la temporada que inician y con los árbitros recibiendo el saludo de unos y otros.
Pero de fútbol, nada, ni siquiera se acordaron del buen juego a pesar que debemos reconocer que llegan en etapas diferentes de la preparación y que recién la están comenzando, están lejos de la competencia seria y por puntos.

LA DEFINICION

Cuando el partido finalizó con el empate en cero gol por bando (porque si hubo un resultado justo fue precisamente ese, cero a cero), todos pensamos en la definición, por penales, con un equipo brasileño.
Y se confirmó nuestro pensamiento negativo, no hay manera de ganarle una definición a los norteños ni siquiera en un partido amistoso como este.
Ganó Caxias y se llevó un hermoso trofeo instituido por los organizadores del evento, a la par que el capitán de Nacional levantó una copa de participación en este partido.
Final con todos contentos, con la satisfacción del deber cumplido y la certeza que la afición deportiva, a pesar de los contratiempos de horario, de temperatura ambiente, colabora, siempre, con la obra solidaria, en este caso, con la salud pública.

Deja un comentario