Rivera, martes 23 de abril de 2024

Homenaje de Sarandí Universitario a jugadores y entrenadores del fútbol infantil

Como sucede desde hace un par de años, el Deportivo Social Sarandí Universitario recibió en su sede a todos los chicos de la totalidad de las categorías del fútbol infantil y sus respectivos cuerpos técnicos, con la finalidad de reunirlos a todos en una gran fiesta donde, por otra parte, se realiza un homenaje a varios referentes del club.
La actividad es organizada por la Sub Comisión del Baby, junto a los padres de los chicos, con la supervisión de la Directiva, y la idea del homenaje es que los más chicos vayan conociendo a quienes han tenido una trayectoria importante dentro de la institución.
En realidad, esta idea de homenajear a ex jugadores del club comenzó este año y con objetivos claros. En esta oportunidad los homenajeados fueron José Carlos “Lito” Arias, Luis “Mulita” do Nacimiento y José Marcos Acevedo.
Sin duda alguna, tres de los tantos baluartes que tiene el club y no solo por su trayectoria como jugadores, ampliamente conocida, sino además como referentes del club y que los chicos que recién se inician tengan una imagen a quien imitar.
Una torta muy grande con los colores del club, y referencia a cada una de las categorías del fútbol infantil, juegos, bebidas y niños verdiblancos muy felices fueron el motivo central de una noche realmente hermosa para la familia de la institución.
Luis Alvez Melo, oficiando como Maestro de Ceremonia fue el encargado de leer algunos datos futbolísticos del “Lito”, del “Mulita” y de José Marcos, como para que todos los chicos conocieran un poco más de lo que han significado y significan para el club.
Una fiesta interminable, una reunión que debería ser objeto de imitación por parte de todos porque, en definitiva, el fútbol infantil no se juega solamente dentro de una cancha o levantando un trofeo de campeón o goleador, el fútbol infantil es otra cosa y que comienza con estas actitudes.

LOS HOMENAJEADOS

JOSÉ MARCOS ACEVEDO
Nació en cuna verdiblanca, no conocía otros colores y desde muy chico daba sus primeros pasos con una pelota, en la vieja cancha de arena de la institución.
Comenzaba al fútbol infantil, primero a nivel interno y luego en la Liga donde Sarandí tenía tantos jugadores que debía recurrir a dos equipos afiliados. José Marcos estaba en el grupo del Ze Bolón, pero también estuvo con De Paula y luego con Talico y Baltasar Lalús.
Todas las categorías del baby con la camiseta verdiblanca hasta que llegó el momento de debutar en el equipo juvenil. Fue sumando goles y partidos, alegrías y tristezas, pero por sobre todas las cosas, siempre con la misma camiseta.
Supo de los sinsabores del descenso, de la Divisional B, pero también la de los títulos del ‘81. Luego en el ‘86 cuando ya se habían integrado otros jugadores como Walter Delco Suárez, José Mario Rodríguez, Roberto Vallejo, José Luis Lima, Marcelo Fontes y Ricardo Vargas, pero seguían estando los ya tradicionales en el equipo, como el Lito, Luisito Huertas, el Mulita, el Capincho y Miguel López.
Reiteró el título en el ‘89 con el retorno de Wallace a la dirección técnica y al año siguiente cuando logra el bicampeonato.
En la selección celeste también tuvo algunas pálidas, pero tuvo la posibilidad de integrar el plantel campeón del interior del ‘84 junto a varios verdiblancos, Artigas Farías, Luis Alberto Huertas, Daniel Larumbe y David Gustavo Fontes.
Fue campeón del Noreste en el ‘87 con Miguel Cristech en la dirección técnica.
También fue citado por Albert Etchechury en más de una oportunidad.
José Marcos jugó además en Tacuarembó vistiendo dos camisetas, con la de Nacional jugó un solo encuentro, se lesionó y no pudo estar más y luego en Lavalleja jugando todo el campeonato, pero sin poder lograr el título.
Uno de los goles más importantes de su carrera deportiva lo hizo con la camiseta celeste el 3 de febrero de 1990 cuando a los 86 minutos de juego anota el segundo gol a Aldo Benítez en el Omar Odriozola de Paso de los Toros que le dio la posibilidad a Rivera de lograr su décimo primer título del Noreste.
En definitiva, José Marcos es verdiblanco y solamente con esa camiseta y con la celeste, logró los títulos más importantes en su carrera deportiva.

JOSÉ CARLOS ARIAS
Muy chico, apenas con seis años de edad ya se mezclaba entre los gurises que iban a jugar en los Juegos Verdiblancos siendo su primer contacto con la pelota de Sarandí.
Un poquito mayor se fue al baby fútbol donde su primer técnico fue De Paula y jugaba en una cancha que tenía Sarandí detrás del Estadio Municipal siendo el centro delantero del equipo.
Otro deporte que practicaba era el básquetbol y eso le dio la posibilidad de llegar al arco porque Octalio Talico Álvarez dijo que si sabía jugar con las manos debería ser golero y lo pasaron al arco para nunca más dejarlo.
También Baltasar Lalús lo tuvo como guardameta verdiblanco en sus primeros años del fútbol habiendo recorrido todas las categorías del baby, desde churrinches pasando por gorriones babys y cadetes.
Una novedad interesante fue que el Lito Arias nunca estuvo en un equipo juvenil de Sarandí Universitario porque cuando tuvo edad para ello se lesionó Elio Silva y pasó un año sin jugar siendo que era el titular de Sarandí de Primera División en la época.
Baltasar Lalús confió en él y lo ascendió, con apenas 15 años al equipo de Primera.
Sarandí se fue a la B donde estuvo tres años volviendo con la conducción de Carlos Wallace en el ‘79, al año siguiente no lograron clasificar a la Liguilla, pero en el ‘81, nuevamente con Wallace fueron campeones riverenses en las recordadas finales ante Nacional.
Con el buzo de Sarandí Universitario el Lito Arias tiene cuatro títulos, ese del ‘81, luego en el ‘86 con la conducción de Yamandú Rosas, En el ‘89 con Wallace y en el ‘90 con Orlando Correa.
A la selección juvenil fue dos años con Baltasar Lalús como técnico.
El primero, con varios años menos que la edad permitida, fue suplente de Gustavo Ariel Estévez, pero al año siguiente ya asumió la titularidad.
Varios años también fue seleccionado mayor celeste siendo que la mejor fue la campeona del Noreste del ‘87 con la conducción de Miguel Cristech con Claudio Rodríguez como preparador físico. En esa oportunidad compartió con otro grande del arco, Gervasio dos Santos en un grupo que además estaban, entre otros, Pablo Seleguín, David Fontes, Luis Alberto Huertas, Jesús Nogueira, Aldemar Pereira, Oscar Rodríguez, Luis dos Reis, Luis Eduardo Rodríguez, Donato Lemos, José Marcos Acevedo, Víctor Daniel Pérez, Luis do Nacimiento, Washington Costa, Julio César Álvarez, Aldo Adán Reginaldo.
También fue citado a la selección en dos temporadas más por Albert Etchechury y con Sarandí Universitario logró el título de mejor del Noreste en el ‘89 con Carlos Wallace.
El Lito sabía que tenía delante suyo a grandes zagueros y su función especial siempre fue ordenar a quienes tenía a su frente y ubicar muy bien al 5 de su equipo y dice que eso era lo más importante de sus cualidades y no, precisamente atajar bien.

LUIS DO NACIMIENTO
Como todos los chicos de la época empezó a jugar en el equipo del barrio. En 1975 fue la verde de Tabaré, la primera camiseta que se puso. El director técnico de ese equipo era Walter Machado Retamar, que ya había dejado de jugar.
El “Mulita” tenía 18 años de edad y antes que ello solamente lo había hecho en los arenales de la Línea Divisoria o en algún campito donde se realizaban los clásicos desafíos barriales. Estuvo un año en Tabaré y se fue a Oriental.
Durante el primer año alternaba porque había muchos y muy buenos jugadores pero en la segunda temporada comenzaron a aparecer las oportunidades y hasta se consolidó como titular.
Luego Wallace se fue a Sarandí Universitario y sse lo llevó junto a Irineo Toledo, fue en el año ‘78 y los verdiblancos estaban en la B y perdieron la final ante Progreso.
Pero al año siguiente, el conjunto de Sarandí Universitario fue quien logró el ascenso. Jugaban el Lito Arias, Luis Alberto Huertas, Eugenio Camy, Bidica Noble, Hugo Alvez, Víctor Streccia Sergio Castro, el Negro Vargas, Julio Álvarez, el Mostaza Guedes, Ruben Lemos, Walkir Silva.
En el ‘79 Sarandí estaba en Primera y en el ‘80 se logra la clasificación a la Liguilla, con un buen equipo donde estábamos todos lo que veníamos jugando pero se agregaron el Boca Rodríguez, Laones Galli, Darcy Martínez.
Recién en el ‘81 se logró el título, el mismo equipo y el mismo técnico con el ascenso de David Gustavo Fontes, Ricardo Vargas, Karen Cuña, Antonio Mendoza.
Luis do Nacimiento no cambió de camiseta y se quedó hasta 1990 en la cancha. La primera vez que lo citaron a una selección celeste fue al año siguiente de haber salido campeón del interior, en el ‘85, cuando se habían ido Bengoechea y Fernando Sander a Montevideo, ingresa junto a Sergio Vargas.
Era Wallace el técnico, hicimos todo lo previo, entrenamos, jugamos amistosos y una semana antes se disolvió la selección”.
Recién al año siguiente, con la dirección técnica de Miguel Cristech vuelve a la celeste y se logró el título del Noreste en el recordado partido ante Tacuarembó cuando Daniel Pérez logra el gol en la hora.
El Mulita era un muy buen jugador, excelente trato de pelota, pero, en realidad, apenas una chance de haberse ido a Montevideo y fue cuando jugaba en Oriental.
Fue a Danubio, estuvo allá entrenó y me pidieron que llevara el pase, cuando se lo dijo a los dirigentes de Oriental, Don Miguel Lliviria era el presidente en la época, le dijo que eran ellos que debían venir a buscarlo, nunca vinieron y se terminó la oportunidad.
El Mulita quedó vinculado de por vida a Sarandí, jugó en veteranos, luego fue designado como funcionario del club.
El recuerdo del Mulita es referente a un gol en el ‘81, Nacional y Sarandí iban cabeza a cabeza y el que ganaba la primera rueda llevaba ventaja y fue del gol por el cual ganaron dos a uno.
Como no recordarlo, Huertas ganó la línea de fondo, tiró para atrás y el Mulita venía a la carrera, y en el arco de la entrada el estadio municipal, hizo un golazo que mucho más que bonito, fue muy importante, en una época que la gente iba a la cancha, ese día habían más de mil personas y en la Liguilla iban tres a cuatro mil por partido.
Para Luis do Nacimiento Sarandí es parte de su vida misma, allí conoció a montón de amigos destacando a Laones Galli Cuña, allí fue donde le dieron posibilidad de crecer, y al verdiblanco aprendió a quererlo y hoy es gran parte de sí mismo.

Deja un comentario