Rivera, martes 25 de junio de 2024

Nuestra opinión: Gastón, ¿qué hiciste?

Pocos minutos después de las cuatro de la tarde de ayer recibí una llamada telefónica y de esas que uno presiente que se trata de algo raro, distinto, y malo.
No me equivoqué al escuchar la voz temblorosa de Carlos Wallace y casi inmediatamente me di cuenta que la noticia de Carlos no era nada agradable.
Con Carlos hablamos todos los días, recordamos jugadores, partidos, anécdotas campeonatos, pero la de esta llamada era distinta.
Andaba en Rivera y fue de los primeros en enterarse de la decisión del amigo común Gastón Mauricio Machado. Una decisión triste, lamentable pero que solamente él podría explicarla.
Un exquisito del fútbol, un jugador que colmaba la expectativa del aficionado que miraba desde la tribuna. Tuve la suerte de haberlo visto crecer en el fútbol y como persona.
Lo vi en los juveniles de Sarandí Universitario, en Oriental, en su Oriental, en la selección, en su carrera en Montevideo, lleno de vida, lleno de fútbol.
Estuvo en Danubio, después se fue a pasear su buen fútbol a Brasil, primero en el Esportivo de Bentos Goncálvez, después en Anapolina y en el Mogi Mirim de Sao Paulo.
Volvió para integrar una selección riverense campeona del Interior y al año siguiente nuevamente en Montevideo, en Huracán Buceo.
A su retorno, ya en 1988 se lo llevaron a Tacuarembó junto a Jorge Remedi y Abayubá Cardozo. Estuvo un año en 14 de Julio.
Jugó en Nacional por su amistad con Alfredo y Ricardo Abimorad. Jugó al lado de su hermano, el “Bombón”, pero no podía cerrar su carrera sin vestir nuevamente la camiseta de Oriental.
En ese momento el objetivo era solamente uno: jugar con su hijo y cerrar su actividad como jugador. Gastón tenía 32 años y Esteban 14.
Comenzaba su carrera como técnico de fútbol y un técnico con mucha sapiencia y con una carga impresionante de conocimientos para dejar a las generaciones futuras.
Y llegó la posibilidad de dirigir a la selección celeste junto al Prof. Horacio Hernández.
Después lo conocido: Montevideo, alguna experiencia en el exterior, nuevamente la capital y en estos últimos años en Tacuarembó. llevando al equipo de la C a la B.
¿Y ahora? ¿Qué hacer? ¿Como explicarle al fútbol que se nos fue uno de sus principales actores riverenses?

Deja un comentario